[ Clase de Órgano del CSMA ]

Se reconoce con facilidad al futuro organista: será aquel que al entrar en una iglesia gire el cuello dirigiendo la mirada a lo alto del coro deseando que alguien le anime y ayude diciéndole: “sube al coro, siéntate en el banco del órgano, escucha el silencio del vacío del templo, elige los registros y hazlos sonar llenando con tu arte, fantasía e imaginación el espacio comprendido entre las imponentes paredes de piedra”.

Con más de cinco siglos de música y evolución organológica a sus espaldas, la interpretación organística, así como el proceso de aprendizaje de la misma, ha de contar con una gran formación teórica que otorgue al alumno, intérprete en proceso de descubrir su propio lenguaje, las herramientas necesarias para realizar un trabajo acorde a las fuentes históricas. Éstas marcarán las pautas de cómo registrar o elegir los colores convenientemente; de cómo digitar o qué dedos escoger para que el texto musical consiga hablar con la belleza y el gusto de la época y del lugar en que se compuso; de cómo articular o recitar las sílabas y palabras de este texto musical; de cómo frasear o dirigir el discurso acorde a la línea o gesto que el compositor, ciudadano de un lugar y de un tiempo, quiso dibujar en el pentagrama. Todo ello ha quedado profusamente codificado en las diferentes fuentes (tratados de registración, métodos que contienen amplias explicaciones sobre digitación, articulación, fraseo, ornamentación, tempi, etc.).

Para Saskia, la finalidad de la enseñanza de Órgano es dar a conocer toda esta información, enseñar a manejarla, interpretarla y, finalmente, plasmarla en el resultado sonoro. Siempre conscientes de la frontera entre el integrismo historicista y la creatividad sin ley, se empleará en esta enseñanza una fórmula en la que el contenido teórico esté siempre en perfecto equilibrio con la creatividad, individualidad y expresividad de cada alumno a la hora de llevarlo a la práctica. El propósito de Saskia es acompañar y guiar al alumno para ayudarle a encontrar su lenguaje propio, su manera de expresión para que logre transmitir con plasticidad la traducción, en ese momento de su vida, del texto musical.